Alfajor

En Argentina, como en Chile y sospecho que la mayoría de países sudamericanos, si algo es dulce, lleva dulce de leche. Las pastas, galletas, tartas e incluso el helado, todo está invadido por el dios marrón, que todo lo ve y todo lo llena. 
Entre los postres más populares se encuentra el alfajor, cuyo origen es, en realidad, de Al-Ándalus, la región árabe de aquella España que los Reyes Católicos se empeñaron en limpiar sin estar sucia. El nombre proviene del hispanoárabeal-hasú que significa 'el relleno'. Los colonizadores implantaron el dulce (junto con el resto de nuevas imposiciones menos amables) y pronto se hicieron con su hegemonía. En la actualidad existen distintos tipos en las distintas regiones del país, como por ejemplo el Tucumano, hecho con unas galletas crocantes como tapas y relleno de dulce hecho con miel de caña.

Además de alfajores, en Argentina se encuentran innumerables opciones en las pastelerías que hacen muy difícil la tarea de no estar gordo.