Asado en chileno

Los chilenos no son famosos por sus asados. Considerando que tienen como vecinos a un país célebre por su parrisha, es complicado sobreponerse a este monopolio. Sin embargo, los mejores asados que yo he probado en mi trayectoria carnívora, han sido en Chile. Hago esta afirmación corriendo el riesgo de desatar la furia argentina y provocar tumultos con antorchas, pero desde lo más hondo de mi estómago. 

En Chile el asado es sinónimo de reunión, de encuentro. Se utiliza cualquier excusa para recurrir a él, y él acude sin falta. Es lo más parecido a una reunión de hoguera y máxima expresión de chilenidad en las fiestas del 18 de Septiembre. Como el cebador en el mate, el parrillero es el único que puede operar en la parrilla, y la guarda como un marido celoso. Los cortes más apreciados son muy parecidos a los argentinos, por lo que me limito a incluir un par de ejemplos más gráficos.

 

Costillar de chancho en espetón

Ésta manera de asar depende únicamente de la calidad de la carne, el ángulo en el ésta se inclina respecto al fuego, y el tiempo que está sobre él. El de la imagen estuvo sobre el fuego unas 4 horas a unos 40°, y el resultado convertiría al vegetariano más firme.

 

Choripán

El choripán no necesita presentación por lo explanatorio de su nombre: chorizo y pan. Eso sí, el pan es casi siempre marraqueta, y el chorizo es fresco (es decir no está secado al aire) y se elabora aproximadamente con un 70% de carne vacuna y un 30% de carne de cerdo, todo ello condimentado con nuez moscada, hinojo, pimentón dulce, clavo y canela.

En Punta Arenas tuvimos la suerte de comer en la Mejor Picada (bar) de Chile, título real otorgado por el Consejo Nacional de la Cultura.

La picada se llama Kiosko Roca, y su especialidad es el choripán y la leche de plátano. Los choripanes son inusualmente redondos, y en vez de contener el chorizo en forma de salchicha, lo alberga en forma de paté (lo que nosotros llamaríamos sobrasada vamos). La leche de plátano la elaboran batiendo un plátano por litro de leche y mucho, mucho azúcar.