Mote con huesillo

El trigo mote, junto con el huesillo, que es durazno (melocotón) seco, llegaron con la colonia. El huesillo recibe ese nombre por ser el durazno deshidratado entero con el hueso dentro. También estaban los orejones, que eran tiras secas de durazno, y el dobladillo, que era el durazno abierto en cuatro para sacar el hueso. El emparejamiento del mote con los huesillos parece provenir del comercio conjunto de ambos. Simplemente se vendían al lado y a alguien se le ocurrió mezclarlos en un feliz accidente revelador, sin saber que estaba creando la bebida nacional veraniega. A la persona que lo vende se le llama motero, profesión lejos del cuero y de las Harley Davidson, como a uno le gustaría pensar. Hoy en día existen puestos de mote con huesillo en cada esquina en la que haga calor. En mi opinión es como beberse el melocotón en almíbar de la lata, con el añadido del mote, que no deja al conjunto llegar a ser bebida del todo, quedándose en una especie de postre líquido, no por ello menos rico. En el siguiente vídeo, el diario La Tercera explica cómo se prepara de manera tradicional:

 

RECETA - Interpretación de mote con huesillo -

Ingredientes

- Leche entera
- Canela
- Orejones
- Trigo mote
- Durazno (melocotón)
- Ron (o pisco)
- Azúcar
- Almendras

Procedimiento

1. Dejar remojar el trigo mote durante la noche.
2. Cocinar el mote en leche con la canela, azúcar (al gusto) y un par de orejones por 40 minutos aproximadamente, o hasta que el mote esté tierno.
3. Pelar y cortar el melocotón en rodajas. Tostar las almendras y molerlas brevemente.
4. Freír el melocotón en mantequilla bien caliente por unos segundos, y flambear con el ron (echar un chorro de ron y prender fuego).
5. Servir inmediatamente sobre el mote, y espolvorear con las almendras y rodajas de los orejones sobrantes.