Sopas

Quién lo hubiera dicho: los colombianos son auténticos fans de las sopas. Esta afición de origen desconocido e inadivinable está extendida por todo el país. De hecho, el plato típico de la capital, Bogotá, es una sopa, el ajiaco, y el de Cartagena, otra, el sancocho de gallina cartagenera. Además todos los menús incluyen una sopa de primero, así que la sopa, en Colombia, es inevitable. 

El ajiaco es una sopa de pollo y patata criolla bastante espesa, que suele servirse con maíz, alcaparras y aguacate. El ingrediente que dicen es crucial es la guasca, parecida a la albahaca. En mi opinión éste es uno de esos platos que sólo salen bien si te lo prepara una madre, con cariño y tiempo.